Cirugía Laparoscópica Madrid es un equipo multidisciplinar que presta servicios quirúrgicos desde 2014.

El equipo está encabezado por los Dres. J. Daniel Sánchez y Pablo Priego, cirujanos del Aparato Digestivo con dilatada experiencia en múltiples procedimientos y especialmente dedicados a la cirugía de la obesidad y sus complicaciones a través de un abordaje mínimamente invasivo.

Últimas noticias

Bienvenido a la web de Cirugía laparoscópica Madrid

Cirugía laparoscópica de los tumores digestivos

La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de colon. Normalmente cuando el cáncer se detecta en los programas de screening rutinarios, el tumor suele ser de pequeño tamaño y la cirugía constituye el único tratamiento.

Cirugía Laparoscópica del cáncer de colon

Lo habitual es que la cirugía se pueda efectuar por cirugía laparoscópica (a través de pequeños orificios en el abdomen), dado que ha demostrado no sólo un menor dolor postoperatorio, sino también una menor estancia hospitalaria, una recuperación más precoz y un mejor resultado estético.

La  técnica quirúrgica consiste en la extirpación de un segmento del intestino, incluyendo la parte del colon que contiene el tumor junto con los ganglios linfáticos que lo rodean y que pueden estar afectados. A continuación se reconstruye el tránsito intestinal, uniendo los dos cabos del intestino. Finalmente se realiza una pequeña incisión por encima del pubis para extraer el segmento de intestino extirpado.

Después de una colectomía, los pacientes pueden realizar un mayor número de deposiciones y ser de una consistencia líquida, pero con el paso del tiempo, el funcionamiento del intestino vuelve a regularse.

Después de la cirugía, es posible que sea necesario administrar quimioterapia como tratamiento adyuvante, sobre todo si el tamaño del tumor es muy grande o las células tumorales se han extendido por los ganglios linfáticos o los órganos vecinos (hígado, peritoneo…).

Hemicolectomia derecha

Se quita una parte o la totalidad del colon ascendente y del intestino ciego. El colon se conecta entonces con el intestino delgado.

Hemicolectomia derecha
Hemicolectomia izquierda

Se quita una parte o la totalidad del colon descendente. El colon transverso se conecta nuevamente con el recto.

Hemicolectomia izquierda
Colectomia sigmoide

Se quita una parte o la totalidad del colon sigmoide. El colon descendente se reconecta con el recto.

Colectomia sigmoide

Cirugía Laparoscópica del cáncer de recto

Al contrario de lo que ocurre con el cáncer de colon, en el caso del cáncer de recto, el tratamiento suele ser multidisciplinar con una combinación de quimioterapia y radioterapia preoperatorias seguidas de la cirugía.

El objetivo de la radioterapia es conseguir disminuir el volumen tumoral y reducir el riesgo de recaídas locales.

Por el contrario, la quimioterapia, no sólo disminuye el tumor sino que destruye las células tumorales e impide la diseminación de las mismas por la sangre, impidiendo que se depositen en otros órganos vecinos.

Al igual que el cáncer de colon, la cirugía se efectúa por laparoscopia. Las peculiaridades de esta intervención son la estrechez de la pelvis, que dificulta los movimientos del cirujano. Se deben preservar los plexos nerviosos que controlan la función sexual y urinaria.

Una vez extirpado el segmento de recto con los ganglios linfáticos adyacentes, se realiza una pequeña incisión suprapúbica y se extrae la pieza. Finalmente se unen ambos cabos mediante un sistema de endograpadoras mecánicas que se introduce a través del ano.

Cabe la posibilidad de que en la intervención sea necesario realizar un estoma de protección (ileostomía) que posteriormente en un segundo procedimiento será cerrado o una colostomía definitiva en caso de pacientes de edad avanzada o con trastornos de la continencia.

Después de la cirugía, es posible que sea necesario administrar quimioterapia como tratamiento adyuvante, sobre todo si el tamaño del tumor es muy grande o las células tumorales se han extendido por los ganglios linfáticos o los órganos vecinos (hígado, peritoneo…).

Resección anterior baja

Se quita el colon sigmoide y una porción del recto. El colon descendente se conecta nuevamente a la porción restante del recto.

Resección anterior baja
Resección perineal abdominal

Se quita parte o la totalidad del colon sigmoide o del recto. Luego se realiza una colonostomia.

Resección perineal abdominal

Cirugía Laparoscópica del cáncer de estómago

El cáncer de estómago implica la existencia de células tumorales en las paredes del estómago. La variante más característica del cáncer de estómago es el adenocarcinoma, pero también existen otros tipos de tumores menos frecuentes como el GIST gástrico y los tumores neuroendocrinos.

La cirugía del cáncer de estómago implica la extirpación de un segmento amplio (3/4 partes del mismo) o la totalidad del estómago, junto con los ganglios linfáticos que lo rodean y que se agrupan en diferentes estaciones ganglionares.

El procedimiento finaliza con la reconstrucción del tracto digestivo, uniendo el segmento proximal del estómago o del esófago (en el caso de una gastrectomía total) con el intestino delgado.

La cirugía puede realizarse por vía laparoscópica (a través de pequeñas incisiones en el abdomen), y aunque presenta mayor dificultad técnica, ha demostrado un gran número de ventajas postoperatorias.

Nuestro grupo presenta una de las experiencias más importantes en todo el país en el abordaje laparoscópico de los tumores del estómago, habiendo publicado multitud de artículos y siendo un centro formador nacional de otros cirujanos en esta técnica quirúrgica.

En general, el tratamiento del cáncer de estómago es multidisciplinar, requiriendo en la mayor parte de las ocasiones de un tratamiento con quimioterapia preoperatoria (4 ciclos) y postoperatoria. Se ha demostrado que este tratamiento peroperatorio disminuye la tasa de recurrencias locales y aumenta la supervivencia siempre y cuando la cirugía se haga dentro de grupos especializados con una baja tasa de complicaciones postoperatorias.

Tras la cirugía, los pacientes deben realizar una dieta triturada al principio, para progresivamente ir aumentando la textura de los alimentos. Es imprescindible hacer hincapié a los pacientes para que realicen 5-6 comidas al día y que mastiquen bien los alimentos. Un pequeño grupo de pacientes tras la cirugía van a requerir la administración de suplementos nutricionales.

Cirugía Laparoscópica del cáncer de esófago

El cáncer de esófago implica la existencia de células tumorales en la pared del esófago. En general, el cáncer de esófago se encuentra relacionado con la obesidad y el reflujo gastroesofágico (adenocarcinoma), si bien otros factores relacionados con la variante epidermoide son el tabaco, el alcohol, las radiaciones, los cáusticos…

En general, el diagnóstico del cáncer de esófago se realiza en fases avanzadas de la enfermedad, por lo que el tratamiento suele ser multidisciplinar, administrando de manera preoperatoria, quimioterapia y radioterapia.

La cirugía del cáncer de esófago es muy compleja y no está exenta de complicaciones, por lo que debería realizarse por cirujanos con amplia experiencia en cirugía oncológica esofagogástrica y mínimamente invasiva.

La intervención consiste en extirpar un segmento del esófago o la totalidad del mismo, junto con los ganglios linfáticos que lo rodean.

El procedimiento se efectúa por vía laparoscópica, y dependiendo de la ubicación de la lesión, abordaremos el tórax y el abdomen (esofaguectomía tipo Ivor-Lewis) o en caso de tumores torácicos, también accederemos al cuello (esofaguectomía tipo McKweon).

La reconstrucción de tubo digestivo normalmente se realiza con el estómago del paciente, pero en casos extremos a veces es necesario interponer el colon (coloplastia).

Al igual que ocurre con el cáncer de estómago, los pacientes normalmente reciben tratamiento adyuvante con quimioterapia sobre todo si el tamaño del tumor es muy grande o las células tumorales se han extendido por los ganglios linfáticos o los órganos vecinos.

Tras la cirugía, los pacientes deben realizar una dieta triturada al principio, para progresivamente ir aumentando la textura de los alimentos. Es imprescindible hacer hincapié a los pacientes para que realicen 5-6 comidas al día y que mastiquen bien los alimentos. Un pequeño grupo de pacientes tras la cirugía van a requerir la administración de suplementos nutricionales.