NUESTROS TRATAMIENTOS

Cirugía Mínimamente Invasiva de la pared abdominal: Eventración y Diástasis de rectos

Eventraciones

La cirugía mínimamente invasiva está suponiendo también un gran avance en el tratamiento de las hernias y eventraciones de la pared abdominal.

Se conoce como eventración a una hernia que se presenta en la zona de la herida de una operación anterior en el abdomen.

Con las técnicas laparoscópicas y endoscópicas retromusculares (sin entrar en la cavidad abdominal) podemos tratar los defectos de la pared abdominal con una mínima agresión, evitando grandes incisiones y reduciendo las potenciales complicaciones que pueden asociarse (infección de las heridas, seromas, nueva eventración...). Para ello solemos utilizar prótesis (mallas) que refuerzan el plano muscular de la pared abdominal).

El abordaje mínimamente invasivo permite, además de la reducción de complicaciones mencionada, una menor estancia hospitalaria y una más rápida recuperación para las actividades habituales

Eventración antes y mientras la intervención laparaoscópica

Diástasis de rectos

La Diástasis de rectos es un problema frecuente que suele presentarse como secuela tras los embarazos. Además de una cuestión estética, es causa de dolores de espalda por la alteración de la biomecánica y la falta de soporte de los músculos de la pared abdominal.

La cirugía mínimamente invasiva aporta grandes ventajas al tratamiento de la diástasis de rectos; evita la necesidad de grandes incisiones, pues se realiza a través de 3 pequeñas incisiones a nivel del pubis y las regiones inguinales y permite “plicar” (aproximar los músculos rectos con suturas) la musculatura de la pared anterior y colocar, en los casos indicados, mallas de refuerzo.